RELACIÓN DE TU CUERPO Y EL AGUA. III PARTE.


Tejiendo segundos

en la cóncava cara de los muertos

con voz madura de pretéritos responsos

susurrados al borde del silencio.

¿dónde estrá el hombre?

- me pregunto -

cuya sangre hizo florecer el desierto

donde el cuchillo del viento

anidó su eólica estructura

Vengo a levantar la casa que no existe

en cada sílaba muda

amasando el adobe doméstico

en el agua y el barro que nos viste

palabra a palabra

donde ha de morar el futuro

sepultado el invierno venidero

Pero,

tu cuerpo que no es

sino horizonte herido de la Tierra

hace aparecer vertientes

en la zandalia del

(Leer más)

MI HISTORIA.

Esa tarde

donde las palabras se helaron en el aire

y el sol cayó sobre las tejas

como rojo silabario,

las letras fueron apilándose

sobre los techos de mi pueblo

tal si una mano invisible

pusiera ordenadamente

esta escritura de arcilla

en que los gorriones leen

nombres ancestrales

que levantaron estos viejos muros

y las voces

de los abuelos han permanecido

impregnando

el silencio

de los adobes de barro y paja,

esa tarde, esa misma tarde,

descubrí mi oculta historia brotando

de la madre Tierra.

SOLO TENGO CADENAS QUE ROMPER.


Vagamundo fuego

esclavo de morena esclavitud

amargo rictus

bajo este dominio encadenado

corazón y alma estallan

al remecer su acero

elixir libertario

romántica bandera

que no alcanza superar piel

ni boca,

solo tengo cadenas que ROMPER

pero, sin un puerto fijo

cruzo tiempo y espacio

cruelmente atado a tu destino.

RONDA A MEDIANOCHE.

Cómo arreglar camarones fantasma para pescar con cañas de lanzamiento

… espasmo a medianoche

disparo de silencio

al corazón de la cordura.

 

Con su caña de luz entre las manos

la lienza se hunde en el mar del recuerdo

tal vez muerda un pez fantasma

o la misma muerte

en su disfraz de pájaro marino

 

el juego ronda la noche

y la mente no decide su camino

lo que fue

lo que aún no ha sido

y se hunde en el abismo

húmedo

como un sudario

que oculta

cicatrices del tiempo.

 

Autor: Manuel Muñoz Astudillo.



Comentarios recientes

Cerrar