Lee artículos escritos sobre luz en otros sitios

VIDA LEVE



Entonces ,

lloví espejos y lágrimas

en el leve ondular

de tu carne,

la vida

fue reflejo fugaz

floreciendo en cada poro

y el caudal

se hizo sangre

y habitó entre nosotros

con su rostro de niño

alegre,

sin prisa,

sin llantos.


CONSTITUCIÓN POÉTICA DE CHILE, Art. 7.-


 

Alguna vez

llegó tu mano dibujando el aire

perfilando formas,

signos,

apacentando proclamas,

alborotando clandestina esencia

                       rebelde militante sin nombre

en la vanguardia de la brisa,

desnuda voceadora de sueños

habitual amante de muros citadinos,

pertinaz escribidora

en los perfiles del prisma

alguna vez

el galope cordial

se esparció sobre afilados cercos

voló ensangrentadas púas

donde voz y sueños fueron ahogados

bajo el dintel de nuestra propia puerta.

Tu carne

Tu sangre

Tus huesos

desvanecieron en coaguladas acequias

allí,  la muerte

fluía oscuras escamas de serpiente

acuartelada

sin ley alguna ni propósito

en el abismo de su inconsciencia,

alguna vez

(Leer más)

ENCINO

el colmillo de los días

horada la epidermis

reposa

el oscuro círculo vagabundo,

cósmica  córnea

donde la luz amamanta

y la tristeza es hoja de otoño

en medio del verano.


Ha perdido su instinto

el cansado encino

y la savia humedece la tierra árida

antes de desvanecerse

golpeando la noche

con su luminosa sombra.

 

MÍSTICO

 

Lunareda orbitando el universo

lúcido rayo,

                     tiempo y distancia

                     para apaciguar

                     el inicio del verbo,

ilumina el sentido desta carne

hueso y espíritu,

aproxima la extraviada esencia

hacia ancestrales altura 

de nuestro destino

extraviado 

en el submundo

                               de errantes fantasmas.

Ahora,

el entendimiento se abre

última copa en postrera cena

donde recide el estallido originario

donde la vida crece sobre   silencios y  voces

desbordando el cáliz que no es

y es este cuerpo mío,

reflejo

                                del acto primario,

parto celestial de pura Luz y  silencio.

Entonces,

                  las secas venas se dilatan

y este Lázaro

otra vez,

levanta y anda 

                                bajo

(Leer más)


Comentarios recientes

Cerrar