PUZZLE Y AMOR


Como cualquier domingo

pinta amaranto el horizonte

amanecer y ocaso se hunden

en un cielo en llamas

que ciertamente no es cielo

sino infierno

donde el calendario se tiñe de rojo

implorando una lágrima

para saciar esta sed de humanidad

que seca

cada víscera, cada arteria

a lo largo y ancho de caminos

perdidos en el polvo de su huella.

Como cualquier domingo

va la gente al extremo de la vida

y nos quedamos solos

con un titular de enlutada letra

obituario escrito en cualquier idioma

en este domingo

donde  no hay puzle

después del viaje al amor mañanero.

APROXIMACIONES.


APROXIMACIONES.

                                                    “a una mujer extraordinaria,

                                                      desnuda fantasía

                                                      en la realidad

                                                      de mis insomnios”.

 

 

I

 

Un desvarío acude a medianoche.

Disparo de silencio

                             al diminuto mar

De la cordura.

 

El niño sol

Con su cañuela de luz entre las manos

Eleva fantasmas

En la tormenta de los sueños

Mientras,

                 la muerte se diluye

Ignorada en su cansancio.

 

Un juego da vueltas

La nocturnidad dormida.

 

Caminos subconscientes

Rondan el paisaje

De lo que fue

                   …y aún no ha sido

En este misterio doméstico.

 

Un vacío agrede realidades

Cobrando precio a la razón

En este templo del extravío

Al que vamos en penumbras

(Leer más)

CONSTITUCIÓN POÉTICA DE CHILE, Art. 7.-


 

Alguna vez

llegó tu mano dibujando el aire

perfilando formas,

signos,

apacentando proclamas,

alborotando clandestina esencia

                       rebelde militante sin nombre

en la vanguardia de la brisa,

desnuda voceadora de sueños

habitual amante de muros citadinos,

pertinaz escribidora

en los perfiles del prisma

alguna vez

el galope cordial

se esparció sobre afilados cercos

voló ensangrentadas púas

donde voz y sueños fueron ahogados

bajo el dintel de nuestra propia puerta.

Tu carne

Tu sangre

Tus huesos

desvanecieron en coaguladas acequias

allí,  la muerte

fluía oscuras escamas de serpiente

acuartelada

sin ley alguna ni propósito

en el abismo de su inconsciencia,

alguna vez

(Leer más)

CONSTITUCIÓN POÉTICA: Art. 5, SOBERANÍA.


Fueron malos tiempos aquellos

llegaron sin aviso

de repente

un estruendo en los propios cimientos

de cada hombre

apagando voces con silencios

mientras,  

el tibio vientre del cántaro

abortaba insomnios

en la escarchada oscuridad deste paraíso

ahí fue

que cada cual levantó su propio muro

para el lamento de cada día

ahí fue

que la madrugada se hizo clandestina

y el soberano

mendigo de su propia libertad

fue

cuando la ramera secuestró risas y bullicio

usurpando utopías

acunando anónima y perversa

estériles mutaciones de estas calles

porque desde entonces

solo hay un clamor que cubre los desiertos

y apenas somos

(Leer más)

ART. 2º. CONSTITUCIÓN POÉTICA: SÍMBOLOS.

Vaya con la ecología.

Quien hubiera creído que en el  fin del mundo

huemul

y cóndor envistan títulos sagrados

de hecho lo son cuando cruzan raudos

la trapananda o los altos refugios de los Andes

vuelan sin dar un aleteo

sobre albas pirámides.

Lo otro

mueren de aburrimiento en el zoo de Santiago.

Desde el valle recorta el negro plumaje

sobre  azulado cielo musical

tal vez,  cruza campos

bordados de chatarra o desperdicios

ahogados en la mugre residual

de la que no se hacen cargo los privados

porque socializamos todos los desparpajos

en nombre de la Patria

y el misterio

(Leer más)

CRUCIFIXIÓN

¿están allí?

pequeños niños en la playa

un patio de recreo mutilado

el hospital desbordado 

aterrador miedo

calle afuera

la muñeca entre el despojo

vomitando sangre del otro que soy

tras una  imagen,

humo y fuego

crucifixión

¿están allí los niños?

perdida huella

en el carmesí de tu cielo

enclavado en la pupila

de este tiempo inerte y cobarde.

LIBERTAD DE CONCIENCIA.

Presentir  

orbitas de amaneceres en torno al sentimiento

o quizás saber

si es la materia  presa en el temblor eterno

lo que en verdad conmueve el universo.  

Saber que agita

lo que mira la infinitud del párpado

o el cristal del espejo en su  captura profunda

sin descanso en el ataúd de vacío hielo.

¿Quién puede dar una respuesta certera

si Dios

ha decidido ir de vacaciones?

Puede ser el parpadeante iris del guijarro

o del aromo

que traerá un ramo  de lunas amarillas

apenas curse Agosto su río de invierno,

aún cuando el viejo dice

que la primavera llegará

(Leer más)

HAY TIEMPOS...


Hay tiempos en que la carne se contrae

en el dolor

hora precisa para esconder el óseo martirio

bajo el reboso de nuestra propia piel.

Volver a la sangre

                                          y a la carne

moradoras habitantes de la conciencia

a nuestra bandera

la  noche

en su explosiva negredad

                                    de luna y luto

cabalgando  silente estruendo

en corazón

                     desbocado de  imágenes

áridas lágrimas en el Jordán

donde  anduve perdido,

tal vez,

en un sueño vagabundo

                                extraviado o ciego

sin volver la vista atrás

sin mirar las rotas venas sobre el Gólgota

ni la sangre que inunda el desierto

porque no soy el

(Leer más)

POST MORTEM II.-

Mi padre dice,

nada ha vuelto a crecer

en cuarto menguante,

y después de la última palabra

marchó de incógnito

sobre un espacio

sin medida ni tiempo

mientras, las clavelinas

que hicieran un círculo

cuando el agua brotaba de su mano

son ahora

una policromada nube

en viaje sin destino.

Así vino un silencio eterno

ardiendo

permanente

sobre la piel del invierno.

A VECES PRESIENTO...


presiento

              que la muerte no es real

cuento de viejos

cuando el tiempo  cubre el  alma

y nada queda por decir,

tal vez, adiós y despedidas

huellas y caminos

que consumen horizontes

donde el polvo se nos hizo piel

de tantas andaduras,

las distancias

apenas son breve espacio

entre nacimiento y muerte

quizás

abismo entre beso y silencio.

Entonces,

desde mi amplia baranda

descubro las mínimas cosas

colmando mis rincones,

queridas, urgentes cosas

efímeras, nimias

tan breves y ligeras

que guardo en la palma de tu mano.

 



Comentarios recientes

Cerrar