PALABRA DESNUDA


Decir poema

es decir palabra

                     desnuda 

                     sin ropaje alguno

en un océano de realidades

donde viajamos

                         alternadamente

desde cielo a infierno

montados

              en la cumbre

                        de un imposible

APROXIMACIONES.


APROXIMACIONES.

                                                    “a una mujer extraordinaria,

                                                      desnuda fantasía

                                                      en la realidad

                                                      de mis insomnios”.

 

 

I

 

Un desvarío acude a medianoche.

Disparo de silencio

                             al diminuto mar

De la cordura.

 

El niño sol

Con su cañuela de luz entre las manos

Eleva fantasmas

En la tormenta de los sueños

Mientras,

                 la muerte se diluye

Ignorada en su cansancio.

 

Un juego da vueltas

La nocturnidad dormida.

 

Caminos subconscientes

Rondan el paisaje

De lo que fue

                   …y aún no ha sido

En este misterio doméstico.

 

Un vacío agrede realidades

Cobrando precio a la razón

En este templo del extravío

Al que vamos en penumbras

(Leer más)

LEVANTAR UN PUENTE.


Ha sido  rotundo fracaso

horadar esta esencia

levantar un puente

que lleve a tu cuerpo

este bagaje de extrañas ideas,

policromados senderos

en búsqueda persistente,

obsesiva,

de la sombra

nítido reflejo en la piel

obscura

de luces y relámpagos extremos

donde se nutre el otro firmamento

donde es posible todo encuentro

giro eterno

orbitando nuestra visceral galaxia

suma en el sueños presente

aunque

como sabes no siempre es el mismo

a veces extravía

surcando incógnitas latitudes

infinitos límites para volver al comienzo

quizás, bipolar ejercicio de ser el otro

fuente del deseo,

en este mínimo universo

abierto sobre el perfil

(Leer más)

CUÁNTO DE TI EN TU PRESENCIA.

ha sido problema fijar deslindes

establecer realidades en el centro de la memoria

para saber a ciencia cierta cuanto veo de ti en ti.

Entonces, me ha dado por movilizar

espacios vacíos, fantasmales, 

apenas sombras,

revoloteando entre instantes ciertos,

verdaderos muros

de la urbe y su comedia doméstica.

Dime, ¿que es lo que tus párpados guardan

bajo el insomnio permanente de las calles?

¿acaso, vertientes terribles

que no alcanzo a comprender?

¿asimétricos fluidos en todos los entornos

que al final del día, nos han destazado

con natural impunidad?.

Realidad,

espejo donde afinas tus visiones 

pero, no te reflejas,

ni siquiera

(Leer más)

SI SUPIERAS TÚ.

Si supieras

Como brillan tus ojos

En mitad de la calle

Cuando levantas tu mano

Mientras el viento trata

De arrancar tus cabellos

Y la policía apunta a tu cuerpo

De cristal y sueños

Con un grosero fusil

Cargado de violencia

¡Ay! Si comprendieras tú

La vibración  de mis huesos

Y el latido de mi carne

Cuando te pierdes en medio del gentío

Multiplicando pétalos sobre el cemento

Para acallar la iracundia

A la libertad

Ira oculta bajo alfombras

De tibias madrigueras

¡Ay! Si supieras tú..

HASTA AGOTAR STOCK

 

 

Cálido recuerdo:

 jarra latiente

                     amargo trigo

                         alrededor del fogón

en alguna noche de infancia

bajo el dulce tono

                de la palabra paterna

Hoy,

la realidad subleva

este almacén de tiempo y recuerdos

desbordando alacenas

donde

estoy esperando

tu

decisión

de comprar

mis palabras y mis segundos

hasta agotar stock.

 

 

DIMENSIONES.

 

I

 

Henos aquí, vereda de la vida

sendero calmado y silente

el horizonte estalla tranquilo y mudo,

el trajín doméstico 

tiende una mesa recién puesta 

para que el olvido 

haga brotar viejos milagros, 

aquellos que un día fueron 

y que, como tantas cosas olvidadas 

renacen en sonrisa de encuentro.

 

II

 

Ayer, tal vez,

el camino pintaba paisajes infinitos

sumados a golpes de altiva sangre,

aprisionaba nuestros pechos

                                          sueños eternos

desbordando párpados de amanecer

o forjadas visiones

de esta soledad cotidiana

que habremos de sentenciar

con nuestro propio epitafio.

III

 

Vivimos un sueño

ahora es el tiempo de soñar la realidad,

(Leer más)


Comentarios recientes

Cerrar