CONSTITUCIÓN POÉTICA DE CHILE, Art. 7.-


 

Alguna vez

llegó tu mano dibujando el aire

perfilando formas,

signos,

apacentando proclamas,

alborotando clandestina esencia

                       rebelde militante sin nombre

en la vanguardia de la brisa,

desnuda voceadora de sueños

habitual amante de muros citadinos,

pertinaz escribidora

en los perfiles del prisma

alguna vez

el galope cordial

se esparció sobre afilados cercos

voló ensangrentadas púas

donde voz y sueños fueron ahogados

bajo el dintel de nuestra propia puerta.

Tu carne

Tu sangre

Tus huesos

desvanecieron en coaguladas acequias

allí,  la muerte

fluía oscuras escamas de serpiente

acuartelada

sin ley alguna ni propósito

en el abismo de su inconsciencia,

alguna vez

(Leer más)

CRUCIFIXIÓN

¿están allí?

pequeños niños en la playa

un patio de recreo mutilado

el hospital desbordado 

aterrador miedo

calle afuera

la muñeca entre el despojo

vomitando sangre del otro que soy

tras una  imagen,

humo y fuego

crucifixión

¿están allí los niños?

perdida huella

en el carmesí de tu cielo

enclavado en la pupila

de este tiempo inerte y cobarde.

LIBERTAD DE CONCIENCIA.

Presentir  

orbitas de amaneceres en torno al sentimiento

o quizás saber

si es la materia  presa en el temblor eterno

lo que en verdad conmueve el universo.  

Saber que agita

lo que mira la infinitud del párpado

o el cristal del espejo en su  captura profunda

sin descanso en el ataúd de vacío hielo.

¿Quién puede dar una respuesta certera

si Dios

ha decidido ir de vacaciones?

Puede ser el parpadeante iris del guijarro

o del aromo

que traerá un ramo  de lunas amarillas

apenas curse Agosto su río de invierno,

aún cuando el viejo dice

que la primavera llegará

(Leer más)

POEMA CAUTIVO


Idea fluyente de la misma sangre

amaranto alba de virgen

hoja y fantasma

copulando en el insomnio

faciendo nido en  el alma de una espada

es consigna del tiempo

canto envuelto en el grafema

signo de dolor en cruz de esperanza

> poema <

abiertas venas

quebrada cal sembrada en huesos

y la carne  

y la bandera

y el hombre mástil del alma

duele

                                como hambre

cautivo

esclavo

engrillado

.....................................> el verso.

 

 

DERECHO DE SILENCIO

Increíble --> mente

la calle ahuyenta imágenes

y ni una palabra puede sostenerse

ahora

sobre el alumbrado

¿público?

no, de alguien importante.

Por eso,

los pájaros han huido

y la tarde oculta nuestras voces.

                  Solo  nos ha quedado

el derecho de silencio

en la muda noche

 

A VECES PRESIENTO...


presiento

              que la muerte no es real

cuento de viejos

cuando el tiempo  cubre el  alma

y nada queda por decir,

tal vez, adiós y despedidas

huellas y caminos

que consumen horizontes

donde el polvo se nos hizo piel

de tantas andaduras,

las distancias

apenas son breve espacio

entre nacimiento y muerte

quizás

abismo entre beso y silencio.

Entonces,

desde mi amplia baranda

descubro las mínimas cosas

colmando mis rincones,

queridas, urgentes cosas

efímeras, nimias

tan breves y ligeras

que guardo en la palma de tu mano.

 

ESTRUENDO

Cuando estabas absorta

                       contemplando el horizonte

en aquella tarde del último verano

te dije al oído

todo lo que había guardado en mi silencio

Pero, tu mano

cerró mi boca ahogando mis palabras

Impregnada en la ósea intimidad de la esencia.

Vano intento

olvidaste

dos millones de poros habitando mi piel

abiertos instantáneamente en el reflejo

              de un estruendo que acalló los cielos.

ELOGIO A LA VIDA HEROICA (a mi hijo Jaime Muñoz D.)

La vida no es sino esperanza

Veo en tus ojos, hijo mío,

En el reflejo

Que envuelve tu heroísmo

En esta dura batalla

De dolor no compartido

Amargo silencio

Prístino diamante forjado día a día

En  tus huesos y en tu carne

Que mi amor no alcanza

Y ni siquiera en sosiego o reparo

Solo en el reflejo de tus ojos

En este sueño de heroísmo cotidiano

Donde no hemos tejido aún

Nuestras propias realidades

Si no, esa espera

De ser y de estar

En el crisol de tu acero

Que forjas para este poema

En el alba de cada

(Leer más)

TU SILENCIO.

 

Desde el oscuro canto

sembrado de baldosas

en estas veredas
sin nombre

               ni geografía conocida
en alguna urbe imaginaria
trazado clandestino

                      de calles apócrifas,
desde el centro mismo del sueño
donde habitan mis demonios,
desnudo

               signos tecnicolor,
en marginales e insurrectos graffitis
             el mundo se desvanece
bajo el puño escarlata
             y el rostro que no es
             y es bandera
             lanza el beso súbito
para que la red del amanecer
descubra otras realidades

             bajo nuestros pies.

Desde ese canto
                                     vuelvo

a renacer en medio del gentío
y a enarbolar tu silencio.

 



Comentarios recientes

Cerrar